Grupos electrógenos y generadores eléctricos. Diferencias

Grupos electrógenos y generadores eléctricos. Diferencias

Diferencias entre grupos electrógenos y generadores eléctricos ¿Cuál usar?

En Taller Sancho Maquinaria levamos muchos años trabajando con generadores de corriente eléctrica y sabemos que estos dos tipos de máquinas se confunden habitualmente. De hecho, incluso se llega a pensar que son lo mismo. Sin embargo, hay varias diferencias fundamentales entre grupos electrógenos y los generadores eléctricos.

En este breve artículo explicaremos las principales diferencias y similitudes entre ellos. Además, te dejaremos algunos consejos para facilitarte la elección. Cada caso es distinto y es muy importante elegir el tipo adecuado.

Características diferenciadoras entre generadores eléctricos y grupos electrógenos

Las principales diferencias entre ambos residen en el principio de funcionamiento, el tamaño y las especificaciones técnicas. Vamos a repasarlas una a una.

Diferencias en el funcionamiento

Como bien sabes, ambas se utilizan para generar electricidad, independientemente de para qué se necesite. Es decir, que los dos tipos de máquina pueden utilizarse tanto para suministrar la corriente principal, como para servir de soporte continuado o puntual a la red eléctrica. Pero la forma en la que consiguen generar esa corriente es distinta.

Los generadores eléctricos consiguen generar corriente eléctrica simplemente a través de un mecanismo rotatorio. El elemento magnético giratorio (rotor), crea unas corrientes eléctricas en una bobina (estator) que se mantiene inmóvil. Por tanto, son máquinas sencillas basadas en la famosa Ley de Faraday. (que rollo acabo de soltar ehhh) 

En cambio, los grupos electrógenos son más complejos, ya que incorporan un motor de combustión interna completamente independiente.

Diferencias en las capacidades

Gracias a ese motor de combustión interna independiente que tienen los grupos electrógenos, son capaces de generar corrientes eléctricas mucho mayores. Lógicamente, en función del tamaño del grupo electrógeno y del motor de combustión, tendrá unas capacidades u otras.

En cualquier caso, siempre estarán por encima de las capacidades que pueda conseguir un generador eléctrico simple. Éstos están condicionados por no tener ese extra que ofrece el motor independiente.

Diferencias en el tamaño

Como consecuencia directa, nos encontramos con que los grupos electrógenos tienen un tamaño mucho mayor. Por el simple hecho de tener un motor independiente, se necesitará un espacio dentro de la carcasa reservado para él. Y no solo eso, sino que también tienen otros muchos elementos de control y gestión de la energía.

Los generadores eléctricos, al no necesitar tantos componentes, consiguen tener un tamaño más compacto. De hecho, esta diferencia de tamaños suele ser la manera más común de diferenciarlos.

Cabe mencionar que también hay otras pequeñas diferencias, como los niveles de ruido. Evidentemente, los grupos electrógenos serán más ruidosos, pero actualmente se ha mejorado mucho en este aspecto, utilizando técnicas de insonorización muy efectivas.

Diferencias en tipo de combustible y autonomía

En este sentido la diferencia es muy clara, los generadores eléctricos usan gasolina como combustible para generar energía, además su autonomía, es decir, el tiempo en el que produce energía sin necesidad de recarga de gasolina, es menor que en el caso de un grupo electrógeno.

El grupo electrógeno, por otro lado, usa diesel y, como ya mencionamos, su autonomía es mayor.

Diferencias Grupos electrógenos y generadores eléctricos

Con las diferencias que hemos señalado, ya podemos valorar cuál es el más conveniente para tu caso.

Si nos fijamos en el espacio disponible, solo podrás colocar un generador eléctrico simple si es muy limitado, aunque hay opciones relativamente compactas para los grupos electrógenos.

Ten en cuenta también que la potencia máxima que entregan los generadores eléctricos suele rondar las 10 KVA. Por tanto, si vas a necesitar más potencia eléctrica, tendrás que recurrir a los grupos, aunque suponga tener que ampliar el espacio disponible para esta máquina.

Ejemplos de uso

Para que te quede aún más claro, te proponemos algunos ejemplos.

En el caso de que se necesiten para grandes obras, donde hay potentes máquinas con altos requerimientos energéticos, la única solución posible será la de los grupos electrógenos.

Algo parecido sucedería si lo que se va a alimentar es un gran evento con luces, máquinas frigoríficas, recreativos, etc. Especialmente las máquinas térmicas necesitan altos suministros.

Por otro lado, si solo se van a necesitar para un uso personal básico, como encender un par de luces o en una tienda de campaña pequeña, entonces quizá sí sea suficiente con un generador eléctrico. También se pueden utilizar de forma profesional para pequeñas herramientas.

De todas formas, recuerda que puedes consultarnos para que te resolvamos las dudas. Si no 

estás seguro de qué opción te conviene más, no lo dudes.

¿Necesitas más infomación sobre generadores eléctricos y grupos electrógenos?

Contacta con nosotros, puedes escribirnos un email a: info@tallersancho.es o llamarnos: 947 29 10 21. Estaremos encantados de asesorarte de la mejor forma y resolverte cualquier tipo de duda.

Deja una respuesta